miércoles, 30 de abril de 2008

Recuperando la normalidad

Parece que poco a poco se va imponiendo la cordura en ese país. Varios hechos dan pistas sobre ello: al abandono de la vida política por parte de Zaplana se une la caída en desgracia (al menos de momento) de Pedrojeta: su periódico pierde lectores y él pierde influencia política.

De Zaplana se puede decir que será difícil olvidar a un político que ejerció su labor de forma desinteresada anteponiendo el interés general al suyo particular..., un político que abanderó la lucha política desde la honestidad, la escrupulosidad y la búsqueda incansable de la verdad...

También parece imponerse la cordura en la Justicia con los dos correctivos que ha recibido Grande Marlaska: reabrir la investigación sobre la contratación del Yak-42 y reabrir la causa sobre las identificaciones.

Vamos a ver si esto dura o se trata solamente de un espejismo momentáneo.

7 comentarios:

Juan dijo...

Siento aguar la fiesta de la vuelta a la normalidad: La Justicia andaluza prohíbe parte del temario de Ciudadanía. Sinceramente creo que esto es un país de locos y que has elegido el título del blog francamente bien. Como no he estudiado derecho no lo entiendo, supongo que los doctos en la materia sabrán explicarlo. Vivir para ver, y lo que nos queda.

secuestrableenpotencia dijo...

He oido que nuestro presidente decía que lo mas importante era la vida de los pescadores españoles.
¿Estáis todos de acuerdo?

lolo dijo...

Una de las características de la demagogía es que se hace y se habla sin tener en cuenta las consecuencias, solo importa el momento y al futuro que le den.

Imaginen los piratas de la zona ante objetivos franceses o españoles.
¿Alguien duda de cuales elegirán como victimas?

Felipe dijo...

Está claro, Juan, que enlo que concierne a la justicia, a este país le queda mucho camino por hacer, pero poco a poco espero que vayamos abanzando.

Saludos.

Alberto Ríos Mosteiro dijo...

Ya lo decía el mismísimo Zaplana antes de las elecciones, "la normalidad volverá en marzo", aunque lo decía por otra razón sin darse cuenta de que, una vez más, sus razones eran las equivocadas aunque la frase fuera muy certera. La normalidad volverá el día en que el PP asuma su derrota y parece que así está siendo a tenor de los movimientos que se están produciendo. Esperemos que estos próximos cuatro años sean políticamente decentes. Un saludo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

¿ Y para cuando Acebes ????

Felipe dijo...

Lo de que Acebes deje la vida política lo veo más difícil, pero nunca se sabe. Lo bueno es lo calladito que está ahora.