viernes, 6 de junio de 2008

Portugal, por delante de España

Al menos en lo que se refiere a la protección de los menores ante la barbarie taurina:

"Lo que se ha hecho en mi país es un primer paso", dice Rita Silva, representante de la Asociación de los Derechos de los Animales de Portugal. Se refiere a la decisión de una juez lusa de obligar a la televisión pública del país a relegar al horario nocturno, bajo multa de 5.000 euros, la emisión de las corridas de toros para proteger al público infantil.

"Es un espectáculo violento en el que una criatura inocente es torturada", sostiene Silva, que asegura que el objetivo es lograr que se dejen de emitir corridas de toros en todo el país.

Defensor ¿de qué?
¿De los niños o del negocio de las corridas de toros?:

De forma muy diferente opina Arturo Canalda, Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, que considera los toros como "parte de la cultura española". "Tampoco hay que exagerar -continúa-, en televisión ponen contenidos mucho más nocivos"; como ejemplo cita "los contenidos perniciosos de los magazines vespertinos" o escenas como la de "una madre que dice que está gorda o una pareja agrediéndose en el plató".

Según Canalda, la solución no radica en la prohibición, sino en un mayor "control paterno" atendiendo al "grado de madurez del niño". "Es verdad que puede resultar violento, pero hay que buscar un término medio porque si no se prohibiría todo".

2 comentarios:

ÓsQar dijo...

Pues yo creo que las corridas de toros entran perfectamente en la descripción de los programas que no se pueden emitir en horario infantil. Si no se está haciendo en España, es porque hay intereses económicos, aunque siempre cabe la posibilidad de que aquí también salga un juez valiente que agarre al toro por los cuernos.
Eso sí, lo que menos entiendo es a esos padres que llevan a sus hijos de 4 años a ver corridas de toros. El trauma está asegurado...

Felipe dijo...

Pocas cosas me parecen más violentas para la visión de un niño que una corrida de toros.

Saludos