lunes, 22 de septiembre de 2008

“¡Olé, olé y olé!”

Parece que el discurso –claramente “centrista”– del también claramente “centrista” – y modelo a seguir por la juventud española– presidente de las NNGG populacheras de Madrid, Pablo Casado, despertaba pasión casi maternal en la presidenta del populachero PP madrileño, Esperanza Aguirre: “¡olé, olé y olé!”. Este es mi chico debía pensar la de Sara Mago: sin complejos, como a ella le gustan. Indocumentados (como penoso e indocumentado –definición que comparto– califica el discurso del mencionado la columnista de EL MUNDO Lucía Méndez en el artículo “Las caderas no engañan”) pero sin complejos.
"Los de izquierdas están todo el día con la guerra del abuelo, con la memoria histórica, con el aborto, la eutanasia y la muerte, cantando la Internacional, que se cantaba cuando había 100 millones de muertos en el siglo pasado", subrayó. Por eso, dijo que los jóvenes populares "no idolatran a asesinos como el Che Guevara" sino a "mártires como Miguel Ángel Blanco". "Ese sí que es un héroe, y no el mercenario", enfatizó.
Los jóvenes del PP no quieren intervencionismo ni ser "manipulados" y apuntó que el Gobierno central, presidido por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero" manipula a los ciudadanos desde que nacen hasta que mueren. "Ahí tenemos la Ley del aborto y la eutanasia, pero es que también nos manipulan durante la vida, en la Educación, en la Justicia, en los medios de comunicación, en las empresas, hasta en lo que tenemos que comer, acordaos del conejo, de las hamburguesas grandes o pequeñas. Ya está bien"
Casado aprovechó su discurso para hacer una serie de propuestas en medida de Juventud, entre las que destacaron la eliminación del IRPF para los mileuristas, la flexibilización del mercado laboral y la revisión del sistema de pensiones porque "los jóvenes del PP quieren pagar las pensiones de sus padres"
Europa Press, 20.09.08
Del Mayo del 68 -llegó a afirmar que lo habían protagonizado jóvenes "que destrozaron las calles porque no tenían nada que hacer"- a abominar de "la regulación del salario mínimo interprofesional", no dejó títere con cabeza.
EL PAÍS, 21.09.08

El del discurso indocumentado demuestra su desprecio e insensibilidad hacia quienes quieren recuperar los cadáveres de sus familiares asesinados durante la Guerra Civil. El indocumentado mezcla un himno obrero francés del siglo XIX, “La Internacional” con los crímenes del comunismo soviético.

El del discurso indocumentado no idolatra a asesinos como el Ché, pero seguro que considera la Guerra de Irak una guerra de liberación y a Bush un libertador. El primero al menos dio la cara, el segundo envió a los jóvenes estadounidenses a bombardear civiles sentado en el despacho oval de la Casa Blanca.

¿Qué decir de Miguel Ángel Blanco, cuyo asesinato es usado de forma obscena una y otra vez por el PP como si hubiera sido la única víctima de ETA?

Sus ideas económicas –flexibilización del mercado laboral, revisión del sistema de pensiones, abominación de la regulación del salario mínimo interprofesional– (imagino que compartidas por su madrina, Esperanza Aguirre) no dejan lugar a dudas: estamos ante un neocon del que lo mejor que podemos desear es que su carrera política termine donde ha empezado: en la presidencia de las “centristasNNGG madrileñas.

Lo que más miedo da, aparte de los olés de la presidenta Aguirre, es la ovación del auditorio a la joven promesa “centrista”. Eso nos da una idea de dónde está situado ideológicamente el PP de Mariano.

7 comentarios:

Maripuchi dijo...

En la anterior legislatura vieron claro que con esa actitud NO llegaban a ningún sitio y cambiaron de estrategia.
De estrategia, que no de ideas. Son los mismos: Aznar, Espe, Rajoy, Cospedal y el indocumentado.

Jose Antonio del Valle dijo...

Ná, todo pajas mentales y autofelaciones para consumo interno. Con esas tonterías fuera de sus congresos y chiringuitos particulares saben que no llegan a ninguna parte.

julius dijo...

Aparte de las soberanas mamarrachadas, el Che Guevara no es un asesino, sino un revolucionario que luchaba por la libertad y el progreso de los pueblos. Que se dejen de revisionar la historia.

CiudadanoLibre dijo...

Cuando a los progres os ponen delante de la cara vuestra propia indigencia intelectual siempre acabáis igual, apelando al "centrismo".
El error de la cúpula actual del PP es caer en esa estúpida trampa. Afortunadamente aún hay personas capaces de poner a la izquierda en el lugar que le corresponde en la historia.
El Che no luchó por la libertad, eso es falso y no es revisar la historia. Fue un pistolero de familia rica argentina que quiso implantar un sistema totalitario como el comunista (dictadura del proletariado) en lugares que ciertamente no vivían en libertad. Pero la historia, aunque le duela a Julius, ha demostrado lo que ofrece la "dictadura del proletariado"; miseria, pobreza y cien millones de muertos. Luego no luchaba por la libertad, sino por implantar un sistema totalitario y liberticida. Y si no, veamos lo que progresó la URSS, Rumanía, Albania, Cuba y pongan ustedes el ojo donde lo pongan, la realidad les dará una merecida bofetada.
Podéis seguir anhelando llevar la camiseta del Che, pero para mí sois como los que llevan la de Hitler o la cruz gamada. Totalitarios.
En cuanto a la indocumentación del referido en el post, me gustaría que se justificase en algún término, porque como todo lo que dice la izquierda, al no refrendarse con la realidad, queda en un mero eslógan de consumo para fracasados de la LOGSE, los más fervientes votantes progres.
Las fosas comunes de la guerra civil, se llevan abriendo veinticinco años para recuperar a familiares, la actual ley de memoria histórica sólo pretende que una parte de los familiares no pueda averiguar si sus asesinados murieron en una checa o en Paracuellos, cuando pertenecía al gobierno el Señor Carrillo, por eso nos parece una ley sectasria. Ahora Garzón tiene sobre la mesa más de 600 expedientes de asesinados por el frente Popular (republicanos asesinados) ¿qué hará con ellos? ¿Hará como con Paracuellos para salvarle el culo al Señor Carrillo?.
Ese doble rasero de la izquierda es lo que os pierde, tenéis memoria selectiva y a veces, cortita cortita.
Por eso cuando alquien se planta y os habla de la realidad que hay detrás de las ideas, os ponéis muy nerviosos y empezáis a decir "radical" como si os pagasen por palabra dicha.
Vaya panda de iletrados ignorantes.

CiudadanoLibre dijo...

Por cierto, muy bueno eso de que "...seguro que piensa que la guerra de Irak...".
Esto de criticar lo que no ha dicho y poner en boca del otro lo que nos gustaría que dijera es otro rasgo común de la izquierda.

Cuando no se tiene nada que decir, se inventa... mola mazo.

Juan dijo...

El ciudadanolibre es culto, inteligente, no tiene memoria selectiva, es objetivo, liberal, de bien... Un ¡Hurra! para el ciudadanolibre.

Juan dijo...

Esto no es objetivo, objetivo es todo lo que diga el culto e ilustrado ciudadanolibre:

El Gobierno de la II República se trasladó a Valencia cuando la llegada del otro bando se hacía inminente en Madrid. En Madrid se constituyó la Junta de Defensa, que no el Gobierno de la II República.
De la Wikipedia:
"A la mañana siguiente, el 7 de noviembre, Madrid sufre los bombardeos de la aviación y la artillería, en la Ciudad Universitaria y la Casa de Campo se combate cuerpo a cuerpo y, al otro lado de la ciudad, un convoy de autobuses que traslada a los presos con destino a otras cárceles fuera de la ciudad se desvía o es desviado hacia el municipio de Paracuellos de Jarama, allí los presos son fusilados. Los sucesos se repiten dos días después, esta vez en el municipio de Torrejón de Ardoz. Hasta el 4 de diciembre no todos los convoyes llegarían a su destino. En total, entre 2.396 y 5.000 presos, civiles y militares fueron fusilados y sus cuerpos enterrados en fosas comunes.
Más de 20 años después, a raíz de que Carrillo fuese nombrado Secretario General del PCE, el régimen franquista responsabilizaría directamente a Carrillo de estas matanzas, acusándole de haberlas permitido o amparado en su calidad de Consejero de Orden Público. Las polémica entre los historiadores sigue aún en la actualidad (véase La responsabilidad de Santiago Carrillo en las matanzas de Paracuellos), existiendo cierto consenso acerca de que Carrillo, en su condición de Consejero de Orden Público, difícilmente pudo haber ignorado, al menos desde el 7 de noviembre, que las matanzas estaban teniendo lugar, sin que hubiese hecho nada por evitarlo. Un grupo de autores, encabezado por César Vidal, va más allá y le responsabiliza directamente de la organización y ejecución de las matanzas, sin que las pruebas esgrimidas sean consideradas concluyentes (y en algunos casos falsas) por otros autores como Ian Gibson o Ángel Viñas. Carrillo ha negado siempre su participación o responsabilidad en la matanza."