sábado, 20 de septiembre de 2008

Un artículo certero y entretenido

El que firma Juan Carlos Escudier en El Confidencial.com
¡Qué difícil es ser liberal!
Lo único divertido de esta crisis que va a acabar con los atascos de Wall Street está siendo observar la actitud de nuestros liberales de cabecera ante los acontecimientos que se viven en Estados Unidos. Otros hubieran corrido avergonzados a esconderse al sótano de sus casas –un liberal que se precie suele tener casa con sótano y techos altos, como Esperanza Aguirre- después de contemplar el combinado de nacionalizaciones, rescate de instituciones y cheques fiscales con los que la Meca del laisser-faire está afrontando la actual emergencia económica. Cualquiera hubiera naufragado en la contradicción de defender a ultranza el libre mercado y, al tiempo, aplaudir el keynesianismo de la Administración norteamericana. Pero estos liberales de hoy están hechos de otra pasta. Son inquebrantables.
El caso es que advertidos estaban. Antes de que se transformara en Porfirio Rubirosa y le acosaran insólitos rumores de paternidad, el propio Aznar, que a liberal no hay quien le gane, habló alto y claro de los peligros de ese demonio llamado Estado, pero se ve que Bush andaba distraído y no le escuchó. “Lo peor de este modelo estatista que busca cubrirlo todo y, de rondón, controlarlo todo, es que desprecia a la persona. La desprecia y mucho”, aseguraba en febrero de este año nuestro latin lover presidencial en una de sus habituales conferencias.
Continúa en El Confidencial.com

1 comentario:

CiudadanoLibre dijo...

¡ Qué va, hombre, está chupado !

Sólo hay que leer un poco, por eso entiendo que a tí te cueste un huevo. Pero a los que leemos y amamos la libertad consideramos el liberalismo como una consecuencia natural.
Para poder entender todo esto, tienes que currártelo un poco más. No basta con tener un blog y largar las parrafadas de la secta. Esto requiere algo de preparación.
El primer error de bulto que te atormenta y te lleva al error es que consideras que las políticas económicas llevadas a cabo por un conservador estatalista como Bush, son liberales. Una cosa es predicar y otra dar trigo.
El mercado bancario no es un mercado libre. Está profundamente intervenido y es un oligopolio (puedes mirar en Wikipedia qué es esto). Esta es una de las razones de origen de nuestra crisis actual, que no desmiente a los liberales, sino que nos reafirma en que la intervención sólo tiene malas consecuencias.
Pero por otro lado, tienes un importante cacao con algunas cosas. Los liberales no defendemos que las empresas regulen el mercado, eso es una barbaridad y es un mantra que la izquierda recita sin cesar, siendo una falsedad.
De modo que la izquierda, que es la doctrina que más sufrimiento, miseria y dolor ha causado a la Humanidad, viene ahora a decir que los liberales tenemos que pedir perdón porque los progres no pueden pagar las letras del coche de 60.000 euros que se han comprado a plazos.
Como diría Trillo... Manda huevos.

Saludos, Kamarada.