lunes, 3 de agosto de 2009

Quien tiene un amigo... tiene un tesoro

Eso debía pensar El Bigotes de su amistad con Camps, el “honorable” Presidente de la Generalitat de Valencia. Y eso mismo debía pensar el “muy honorable” (entre comillas y mucha chanza, aunque maldita la gracia que hace) de Camps de su amistad con el presidente del TSJCV, Juan Luis de la Rúa.

¿Soy yo el único que piensa que un juez no está en condiciones de juzgar a sus amistades y que el hecho de que esta amistad exista es motivo más que suficiente para plantear la recusación o inhibición de dicho juez? Una vez más la izquierda de este país volvió a pecar de ingenuidad al no plantear dicha recusación. Es algo que se veía venir, sobre todo viniendo de una comunidad, la valenciana, en la que el PP parece tener carta blanca para actuar como le venga en gana (recordemos las conversaciones telefónicas de Zaplana o el caso Fabra).

A la vista de la decisión tomada por 2 de los jueces del TSJCV, tengo la impresión de que hay jueces que no tienen el más mínimo respeto por el cargo que representan.

Esperemos que el Tribunal Supremo ponga orden en lo que parece un auténtico desaguisado.
Rajoy: "Ha ganado el sentido común frente a la Inquisición"
"Ha ganado la justicia, el sentido común y los vendedores de tila, porque seguro que hay algunos de los nervios" ha afirmado durante su intervención ante el comité de la Junta Directiva del PPdeG en Santiago. "Muchas felicidades, Camps", ha sentenciado Mariano Rajoy.
Cadena Ser, 03.08.09
Me parece que el concepto de justicia que tiene Mariano es muy particular y difiere profundamente del mío. Y qué decir de su concepto del sentido común. No, Mariano, no ha ganado la justicia, ha ganado la impunidad. No, Mariano, no ha ganado el sentido común, puesto que el sentido común dice que si hay amistad entre quien juzga y el acusado, dicho juez debería haberse inhibido o, para evitar sospechas, haber solicitado su partido, el PP, la inhibición del juez De la Rua.

Y sí, Mariano, estamos de los nervios. Estamos de los nervios quienes pensamos que la justicia debería ser igual para todos, incluso, sí, para los mandamases del PP. Estamos de los nervios porque la impunidad de la que parece gozar tu partido en la Comunidad de Valencia es una vergüenza para los que creemos en la democracia.

Para mí el señor Camps es, como poco, un sinvergüenza. Un sinvergüenza que ha venido mintiendo desde el momento en que su nombre se asoció a la trama Gürtel. Y Mariano Rajoy el defensor de un sinvergüenza.

3 comentarios:

elvizca dijo...

Por desgracia siguen haciendo lo mismo de siempre, lo que pasa es que ahora ni lo disimulan.

¿Para qué, sin con ello ganan votos?

Y los poderes de la izquierda, que supongo que alguno tendrá, ¿dónde están escondidos?.

¿Hasta cuando Catilina...?

Felipe dijo...

Bienvenido de nuevo, elvizca. Fíjate que, a 24 horas de la decisión del TSJCV pienso si tal vez la intención del tribunal no era otra que quitarse el muerto de encima y trasladar la patata caliente al Tribunal Supremo.

julius dijo...

Totalmente de acuerdo. Las gracietas de Rajoy como las calificaba Fernández de la Vega son penosas y vergonzantes.

Alegrese señor Rajoy, puesto que han vencido ustedes al estado de derecho.