martes, 6 de mayo de 2008

Rajoy los mata callando

O de aburrimiento.

Se fue Zaplana y se va Acebes. Se tenía que haber ido hace 4 años, pero más vale tarde que nunca. Acebes también tiene un corazoncito que sufre y es de suponer que el silencio que mantenía Rajoy respecto a su persona hizo que ese sufrimiento se volviera insoportable...

Acebes, junto a Zaplana, protagonizó una forma de hacer política cercana a la difamación. Seguramente lo hacían con gusto, pero eran unos mandaos. El que los mandaba sigue ahí.

La guerra de Irak versus el 2 de Mayo pepero
Incoherencia
JOSé DEL RINCÓN RUBIO - Soria - 05/05/2008
Cuando gobernaba el Partido Popular, España participó en la guerra de Irak. Hace bien poco, el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, acaba de justificar la invasión de este país, y ha dicho que su situación es muy buena porque hay libertad y hay elecciones, olvidando las alarmantes cifras de muertos y de parados, la falta de tantos servicios básicos y la presencia de un ejército invasor.
Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre, que pertenecen al mismo partido, están conmemorando por todo lo alto el aniversario del Dos de Mayo, fecha en que la mayoría de los españoles se rebelaron contra una moderna potencia europea que, por medio de su ejército, intentaba inculcarnos la libertad y la razón. Y se rebelaron contra ella para restituir en el trono al más nefasto de los reyes absolutistas que hubo en España. ¿Por qué tanta incoherencia?.

3 comentarios:

Proust dijo...

¿Porqué tanta incoherencia?
Porque ser peperos y coherentes es una contradicción en sus propios términos.
Es posible que si hubiéramos entrado en Europa en 1808 llevaríamos doscientos años de adelanto. Los franceses reconocen la memoria histórica y escuché hace pocas fechas al embajador francés decir que había sido un fallo de Napoleón. Habló con respeto, reconociendo la legitimidad del pueblo español, lejos de los excesos contextualizantes de la díscola Esperanza, que, torciendo la realidad, trata de barrer para su casa, aunque no se lo cree ni ella.
En cuanto a la descomposición interna que vive estos días el partido popular, es natural, pero con cuatro años de retraso.
Las ratas son las primeras en abandonar el barco que se hunde. Quedan otras muchas que deben seguirle. Rajoy está representando el penoso papel de capitán y parece que debe permanecer más tiempo. Es una rata más y son muchos los que le auguran poco futuro. Si no se va lo echan.
Hay que reconocerle su sacrificio por tratar, callando, de organizar el salvamento.
A cada uno lo suyo.

Felipe dijo...

Dices bien, Proust, la coherencia no es una virtud de la que puedan presumir los chicos del PP.

Pocho dijo...

Gracias por reproducir mi carta.

Un saludo.