lunes, 22 de junio de 2009

¡Ay de los tibios!

Leo en EL PAÍS que la nueva táctica de la tropa mariana tiene más que ver con la medicina que con la política: pretenden anestesiarnos a base de tibiedad ideológica. Justo lo contrario de lo que hicieron durante la anterior legislatura. Pero lo tienen difícil con un líder al que se le escapa la lengua con demasiada facilidad (recordemos por ejemplo el último debate sobre el estado de la nación). Convendría que no olvidáramos que Rajoy ha demostrado en no pocas ocasiones ser indigno de llegar a presidir este país. Seguramente la mayoría de los que leen este blog lo tienen tan claro como yo. En su artículo de ayer domingo, Josep Ramoneda nos recordaba qué cosas convierten a Rajoy en un personaje que no merece llegar a presidente del gobierno:
La doctrina Rajoy
(...) Sea cual sea la suerte política de Mariano Rajoy, su biografía política estará siempre marcada por dos deslealtades al sistema democrático muy difíciles de justificar: la utilización de la cuestión terrorista como instrumento en la política de oposición al Gobierno, rompiendo un tabú de la democracia que sólo Aznar había violado cuando el asesinato de Tomás y Valiente. Y la banalización de la corrupción, con la perversa doctrina del blanqueo de responsabilidades judiciales por vía electoral. (...)
EL PAÍS, 21.06.09

2 comentarios:

Nicolás dijo...

Alerta que en la Comunidad Valenciana lo han conseguido.

Felipe dijo...

Y no sólo en Valencia, aunque no se entiende cómo la izquierda no va a votar en masa dados los casos de corrupción en los que está inmerso el PP de dicha comunidad.